Educativo, Pedagogías

El juego infantil: el trabajo desapercibido

Por: Alison Cross

¿Alguna vez te preguntaste por qué a tu niñ@ no le aburre dar una cantidad incansable de vueltas alrededor de un mismo monumento en una plaza? ¿Te percataste de la concentración que pueden tener l@s niñ@s cuando tienen en sus manos algo con lo que disfrutan jugar?

Dentro de cada niñ@ yace el motor del aprendizaje: la curiosidad. María Montessori dijo que “el juego es el trabajo del niñ@” y es que ell@s auto-construyen su aprendizaje.

L@s niñ@s aprenden de su entorno, a través del ensayo y el error. La fluidez de las habilidades proviene de la cantidad suficiente de repeticiones, por eso, es primordial que se sientan libres de explorar cuantas veces necesiten, sin sentirse observad@s y menos aún juzgad@s o comparad@s con otr@s. No quisiéramos afectar la certeza que se construye de sí mism@, una auto-imagen en la cual es capaz del logro a través de sus propias habilidades.

¿Alguna vez le tuviste que ofrecer alguna recompensa a tu niñ@ a cambio de jugar? Y es que en el juego infantil, los incentivos no son externos. El verdadero incentivo, en realidad, viene de muy dentro de cada uno, de la certeza de la habilidad de logro que se va produciendo en cada paso que da.

Para poder trabajar de manera independiente, el material infantil debe estar dispuesto de manera atractiva (mas con mesura y no de manera sobrecargada ni exagerada) en estantería a la medida, en bandejas que permitan transportarlo ell@s sol@s de la misma forma que tomarían un juguete. El material debe estar al alcance de l@s niñ@s, ser del tamaño apropiado para sus manos y debe ser de muy buena calidad.

Entonces ¿qué hacemos los adultos?

Podemos comenzar por ofrecer materiales con texturas que nos devuelvan sensaciones con temperatura cálida como la madera y poco a poco podemos introducir materiales nobles que permitan que l@s niñ@s puedan sentir el peso real de los elementos que aprenderán a manejar como lo son los vasos y tazas pequeñas de loza. Recomendamos el uso de materiales realistas y no de juguete.

Como adultos, es difícil recordar la lentitud con la que llevábamos un vaso lleno de agua o como nos era necesario cargar un plato con ambas manos para que no se nos caiga, pero l@s niñ@s están refinando sus habilidades motoras, por lo tanto es ideal que, si vamos a modelar el uso de algún material, lo hagamos más despacio de lo que normalmente lo haríamos. Veremos que rápidamente, l@s niñ@s querrán tomar el material en sus propias manos e imitar el proceso.

Otra recomendación muy útil es observar mucho más e intervenir mucho menos y solo cuando notemos que la frustración es un gran impedimento o cuando l@s niñ@s soliciten ayuda. Aún cuando la soliciten, es bueno preguntar en qué parte del proceso necesita ayuda y no hacerlo por ell@s sino ayudarl@s a lograrlo por sí mism@s.

Hay un tesoro escondido que solo se puede hallar en el proceso de descubrir que somos capaces del logro, mas no olvidemos que para lograr necesitamos repetir mucho y ese debe ser un ambiente seguro, en el que no exista el temor a ser humillados por la velocidad o divergencia de nuestro proceso.

Les deseo a todos un muy feliz aprendizaje!

Alison Cross es docente con especialidad en educación inicial y en pedagogía musical con más de una década de experiencia en el ámbito educativo. Certificada como asistente de guía Montessori para niños de 0 a 6 años por AMI (Association Montessori Internationale), también está involucrada en actividades de carácter musical y de danza.

Bibliografía y referencias:

  1. Montessori, M. (1912). La Mente Absorbente del Niño. México. Editorial Diana.
  2. Thomas, M. S. C. & Knowland, V. C. P. (2009). Sensitive periods in brain development – implications for education policy brain development. European Psychiatric Review, 2(1), 17-20.
  3. Los principios Montessori: Los Cuatro Planos de la Educación (María Montessori) Asociación Montessori Internacional. Re-edición 2004.
  4. Educación y Paz (María Montessori) The Montessori – Pierson Estates.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *